Pasar al contenido principal
x

Recorrido por la comarca de La Liébana. Románico y naturaleza. Baró

El pequeño pueblo de Baró se sitúa en el antiguo valle de Valdevaró. Existen dos iglesias, una en el mismo núcleo de la aldea, que encuentra agrupada y en lo alto a la orilla derecha del río Deva, que es la parroquia de la Asunción y otra más humilde y vieja, que está al otro lado del río, una simple ermita que lleva la advocación de San Pelayo.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Es una iglesia interesante como ejemplo significativo de lo que fue el románico de la zona. Evidentemente, el alzado y el plano del templo, están más próximos a las características constructivas del arte gótico que al del románico, pero señalan la permanencia de elementos y motivos románicos. Esta pervivencia es un signo de ruralismo y apego a las tradiciones, que en lugares tan cerrados como es Liébana se hacen más patentes.

Ermita de San Pelayo.

Llama la atención su reducido tamaño y la utilización para su hastial occidental de una sillería de gran tamaño que contrasta con sus otros muros donde predomina la mampostería. Con nave rectangular y ábside casi cuadrado. En su exterior se ve que han sido numerosas las reformas que se han llevado a cabo, mientras que su interior parece menos retocado y da la sensación de mayor vejez. Sería otro ejemplo de de un inicial románico.