Pasar al contenido principal
x

Vista desde el norte del Castillo de Escumó

Identificador
25002_01_032
Tipo
Formato
Fecha
Cobertura
Sin información
Idioma
Autor
Juan Antonio Campos
Colaboradores
Sin información
Edificio (Relación)

Castillo de Escumó

Localidad
Àger
Municipio
Àger
Provincia
Lleida
Comunidad
Cataluña
País
España
Descripción

Castillo de Escumó

Los restos del castillo de Escumó se encuentran en lo alto de un pequeño cerro en la cara sur del Montsec de Ares, a medio camino de su cima, y cerca del pueblo de la Ametlla. Desde Àger se debe tomar una pista de tierra que sube al Montsec y que se desvía a la derecha, para llegar a la fortaleza tras recorrer unos 10 km.

 

Su función fue la de atalaya, pues desde su privilegiada posición se controlaba el curso del Noguera Ribagorzana y se tenía contacto visual con otros puntos fronterizos, como el castillo de Sant Oïsme, que está a sus pies, el de Orenga o el de Rúbies, con los que seguramente formó una primera línea defensiva del condado de Pallars antes que el valle fuera reconquistado por los condes de Urgell y Arnau Mir de Tost. El término medieval de Escumó, que originariamente dependió de Mur, y que probablemente fue abandonado entre los siglos xiv y xv, aparece citado por primera vez en 1066, cuando fueron distribuidos los bienes de la abadía de Sant Pere de Àger, entre los que había una masía en ese lugar. Existen muy pocas referencias sobre su castillo, pero ya aparece citado entre las posesiones del castillo de Àger que forman parte de la dotación realizada a la abadía en 1068.

 

La fortaleza consistía en una torre circular situada al borde del risco en el Norte y un pequeño recinto amurallado de planta cuadrangular en su lado meridional. Actualmente de la torre, que debió alcanzar los 10 m de altura, sólo se conservan unos 4 m del lienzo noreste. En planta tenía unos 2,5 m de diámetro interior y la anchura de sus muros era de casi 1,5 m. El aparejo está formado sillarejo mediano dispuesto de forma bastante regular, si bien, en el paramento exterior se aprecia una cierta diferencia de factura y de material entre las hiladas inferiores y las superiores, mejor definidas y de piedra más amarillenta. No obstante, de ello no parece inferirse la existencia de dos momentos constructivos diferenciados. Su interior estaba dividido en varios niveles. La sala cuadrangular no tenía más de 5 m de lado y su muro perimetral era menos grueso que el de la torre. Su altura debió de rondar también unos 5 m, aunque no se han conservado más que la parte inferior de los lados norte y oeste. Parece ser que estuvo compartimentada por otra pared de 0,5 m paralela al muro sur de la que sólo se intuye su arranque.

 

Los especialistas creen que se debió de construir durante la primera mitad del siglo xi, y de manera muy similar al cercano castillo de Sant Oïsme.

 

Texto y fotos: Juan Antonio Campos

 

Bibliografía

 

Buron i Llorens, V., 1989, p. 174; Catalunya Romànica, 1984-1998, XVII, pp. 158-159; Fité i Llevot, F., 1985, pp. 259 y 357; Sanahuja Vallverdú, P., 1961, doc. 21, pp. 334-335.