Pasar al contenido principal
x

Vista del interior de la Casa fuerte de les Conclues

Identificador
25002_03_001
Tipo
Formato
Fecha
Cobertura
Sin información
Idioma
Autor
Juan Antonio Campos
Colaboradores
Sin información
Edificio (Relación)

Casa fuerte de les Conclues

Localidad
Corça
Municipio
Àger
Provincia
Lleida
Comunidad
Cataluña
País
España
Descripción

Casa fuerte de les Conclues (o de la Portaclusa)

La casa fuerte está cerca de Corçà, en lo alto de una montaña situada frente al desfiladero de las Conclues y sobre el pantano de Canelles. Desde el pueblo sale una pista de tierra en mal estado hacia la partida de las Tinyosas y al barranco Gros. Ahí se debe dejar el coche y andar dificultosamente por un sendero que en unos cuarenta y cinco minutos llega hasta el edificio.

 

No existen referencias documentales sobre la casa fuerte de les Conclues aunque por su situación y las similitudes del nombre se la ha asociado con las noticias existentes sobre la cueva de la Portaclusa, que es citada en 1043 cuando Arnau Mir de Tost y su esposa la donaron a Geral Boone a quien nombraron único señor. Un siglo más tarde, en 1148, vuelve a hacerse mención a Portaclusa en un litigio entre el abad del monasterio de Sant Pere de Àger, al que pertenecía, y Ramon de Sant Llorenç, aunque sigue sin citarse ninguna construcción en ese lugar.

 

Es un edificio de planta rectangular de unos 10 m de largo por 5 de ancho, con unos sólidos muros que superan el metro de grosor y que están construidos con sillares medianos, algo irregulares, sin pulir, bastante bien escuadrados, correctamente dispuestos y unidos con mortero. Actualmente, su estado de conservación es bastante lamentable, y la altura máxima que alcanza su pared más elevada es de 6 m. La cubierta de la casa está totalmente perdida. Tenía como mínimo una ventana en su muro norte y se accedía al interior por el lado sur a través de una puerta de arco de medio punto construido con cuatro grandes sillares que actualmente se encuentra en muy mal estado. En el interior la casa presentaba dos niveles, hoy en día perdidos; el inferior, por el que se entraba y en el que había unas ménsulas a cada lado sobre las que se colocaban las vigas de madera que sostenían el techo, y el piso principal, que se cubría con un tejado sustentado sobre tres grandes arcos diafragma que arrancaban de sendas pilastras que se apoyaban en las ménsulas del piso de abajo. Estos arcos, de los que sólo queda en pie el central, compartimentaban la estancia en cuatro tramos cuyas dimensiones oscilaban entre 1,80 y 2,25 m.

 

Presenta importantes similitudes tipológicas y formales con la cercana casa fuerte de Vallfarines, con la de Santa Creu de Folquer o con el castillo de Llobera, por lo que, al igual que estos ejemplos, es posible que perteneciera a algún miembro de la nobleza local. Aún así, y a diferencia de muchas otras fortalezas que aparecieron en el contexto de la Reconquista como importantes elementos defensivos, parece ser que ésta es posterior ya que sus características constructivas la acercan a una época algo más tardía en la que la posibilidad de ataques musulmanes era mucho menor. Por ello ha sido datada, aproximadamente, entre el siglo xii y xiii, aunque siguió siendo un importante enclave estratégico en el término del castillo de Sant Llorenç, junto con el castillo de la Pertusa o el castillo de Fet.

 

 

Texto y fotos: Juan Antonio Campos

 

 

 

Bibliografía

 

Buron i Llorens, V., 1989, p. 179; Catalunya Romànica, 1984-1998, XVII, p. 152; Fité i Llevot, F., 1985, p. 167; Sanahuja Vallverdú, P., 1961, p.133; Vidal Sanvicens, M. y López i Vilaseca, M., 1984, p. 395.